El 80% de la población española aún respira aire contaminado por ozono

Más de 37 millones de españoles han respirado aire contaminado por ozono durante 2016. Así lo revela el primer informe presentado por Ecologistas en Acción sobre la contaminación por ozono en España durante los meses de enero a octubre de 2016. El estudio se basa en los datos recogidos en 455 estaciones oficiales de medición instaladas por toda la geografía española. Los resultados están muy lejos de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre los niveles de ozono. En 2016, un total de 37,3 millones de personas en España ha respirado aire contaminado, lo que supone un 80% de la población y un 92% del territorio. Asimismo y prestando atención a los objetivos establecidos por la normativa española y europea, en lugar de a las recomendaciones de la OMS, 10,2 millones de personas están expuestas al aire contaminado, un 22% del total.

Durante el año en curso, el ozono troposférico -responsable de una parte de la contaminación atmosférica del aire sobre todo durante los días de sol- ha mantenido niveles estacionarios, con alzas y descensos según los territorios. Su complejidad, ha asegurado Ecologistas en Acción en un comunicado, “no tiene una fuente humana directa”, por ser un contaminante secundario que afecta durante la primavera y el verano, especialmente en áreas rurales y periféricas, donde se dan las condiciones perfectas de producción de oxígeno y de llegada de masa de contaminación urbana. Sin embargo, se debe poner especial atención al incremento de estos niveles en condiciones meteorológicas extremas, cada vez más frecuentes y largas (olas de calor). “Es preciso llevar a cabo medidas encaminadas a mejorar la calidad del aire mediante la reducción de los niveles de ozono” afirma el coordinador de calidad del aire de Ecologistas en Acción, Juan Bárcena. Para ello, “se debe reducir el tráfico en las grandes ciudades y avanzar hacia un tipo de movilidad sostenible basada en el transporte público y los medios no motorizados”.

Según el informe, “la legislación española y europea define como valor objetivo el nivel de un contaminante que deberá alcanzarse en un momento determinado para evitar, prevenir o reducir los efectos nocivos sobre la salud humana, el medio ambiente y los bienes de cualquier naturaleza”. En efecto, la presencia de ozono en el aire causa 17.000 fallecimientos en España, pérdida de horas de trabajo por las largas bajas laborales y un daño irreversible en los cultivos y los espacios naturales: dos terceras partes de la superficie cultivada en España está contaminada por ozono. Como afirma el coordinador del informe, Miguel Ceballos: “España se posiciona -junto a Italia- como el país con mayores niveles de aire contaminado de la Unión Europea.

Según los datos resultantes, España no sólo suspende en el cumplimiento de las estimaciones legales e internacionales en materia de calidad del aire y emisión de otro tipo de partículas como el dióxido de nitrógeno. Asimismo, la Comisión Europea tiene abiertos dos procedimientos de infracción contra España, lo que despierta la necesidad de llevar a cabo medidas encaminadas a controlar la situación del ozono. Además, el resultado del informe pone en tela de juicio las medidas medioambientales llevadas a cabo durante los últimos años. “Es preciso hacer políticas urbanísticas que tiendan al urbanismo compacto, al mayor uso de energías renovables y a la información y concienciación del ahorro energético y la sostenibilidad medioambiental”, ha señalado Ecologistas en Acción.

Para hacer posible la transmisión de la información, Ecologistas en Acción ha desarrollado durante el verano de 2016 una campaña de sensibilización sobre el ozono troposférico en todo el territorio español.

Fuente: El Mundo